Primera inversión

Todo lo que debes saber antes de hacer tu primera inversión

Publicado por

A la hora de plantearse hacer una inversión, en función de factores como el riesgo o la expectativa de rentabilidad, se pueden valorar muchas alternativas. Cuando se trata de un inversor principiante el miedo al riesgo puede llevar a buscar opciones más conservadoras. En este sentido, apostar por una primera inversión inmobiliaria puede dar mayor confianza, especialmente, cuando se trata de invertir en inmuebles alquilados. 

Pero, antes de definir qué tipo de inversión es más segura, hay una serie de cuestiones de carácter general que es importante tener en cuenta. Este proceso previo será muy útil para sacarle el máximo partido a la inversión.   

¿Qué preguntarse antes de invertir? 

Cuando un inversor principiante piensa en cómo hacer su primera inversión, es normal tener ciertas inquietudes sobre cómo proceder. Por ello, una buena forma de comenzar el proceso supone plantearse: 

  • ¿Qué se busca con esa inversión? El primer punto siempre es trazar unos objetivos claros. ¿Para qué invertir? ¿Es algo a largo plazo? ¿Qué rentabilidad se busca? Saber qué es lo que se quiere conseguir es imprescindible para acertar. 
  • ¿Qué riesgo se pretende asumir? El riesgo es uno de los principales temores, especialmente, entre los inversores noveles. Por este motivo, antes de lanzarse, es conveniente evaluar qué riesgo tiene cada tipo de inversión y cuánto se puede y quiere asumir. 
  • ¿Cuánto dinero hace falta tener ahorrado? Por lo general, cuando se piensa en inversiones, se tienen en mente grandes cantidades de dinero. Pero no siempre es un requisito imprescindible. Por ejemplo, a la hora de realizar una primera inversión inmobiliaria, tal y como te explicamos en este post, se puede obtener beneficio con una descapitalización reducida y a partir del dinero prestado. 
  • ¿Hay que hacer un análisis previo? La respuesta es sí. Analizar bien el mercado y entender lo mejor posible su funcionamiento y sus indicadores principales es clave antes de comenzar a invertir. 

Responder a todo esto, en resumen, supone entender que invertir implica poner más cabeza que corazón. Por ejemplo, para una primera inversión inmobiliaria hay que evitar dejarse llevar por la atracción que pueden generar algunas propiedades y poner en la balanza aspectos como la rentabilidad, el entorno, etc. 

Siete opciones para hacer la primera inversión

Criptomonedas, acciones, arte… Todas estas palabras se suelen vincular con frecuencia a inversiones. Decidir una de ellas para realizar una primera inversión puede resultar un poco complicado. ¿Cómo de difícil es invertir en cada mercado? ¿Qué riesgo conlleva?  

DificultadRiesgoDedicaciónHorizonte temporalLiquidezExpectativa rentabilidad
CriptomonedaAltaMedio altoAltaLargoRápidaMedia alta
Fondos de inversiónMediaMedioMedia bajaDependeRápidaAlta
AccionesAltaAltaMediaLargoRápidaAlta
Plazo fijoBajaBajoBajaCortoMediaBaja
InmueblesMediaBajoMediaLargoBajaMedia
Inmuebles en rentabilidadBajaBajaBajaMedioMediaMedia alta
ArteAltaAltoAltoLargoBajaMedia

Criptomonedas 

Si la calidad de una inversión se midiera en su poder mediático, las criptomonedas serían, sin duda, la inversión del momento. Este concepto hace referencia a divisas virtuales que se apoyan en la tecnología blockchain y que, al contrario que el dinero tradicional, no se tangibilizan en papel o tarjetas. 

Uno de los principales atractivos de este tipo de inversión es la expectativa rentabilidad media alta. Aunque al mismo tiempo, se trata de una inversión con un riesgo elevado debido a su volatilidad. Y, precisamente por este motivo, el plazo durante el cual se recomienda o se debe mantener invertido el capital (horizonte temporal) es largo. 

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta antes de invertir en criptomonedas es que requieren un grado de dedicación muy alto. Están en constante cambio por lo que es necesario prestar atención permanente para tratar de evitar sustos. 

Fondos de inversión

Este producto financiero, basado en la inversión colectiva permite tener diferentes activos en una misma cartera. Existen numerosas alternativas dentro de los fondos de inversión que dan la posibilidad modular el riesgo y la expectativa de rentabilidad

Para inversores noveles son una opción interesante porque se trata de activos que se pueden liquidar en pocos días en caso de necesitar el dinero con brevedad. También tienen la ventaja de que, por lo general, requieren algo menos de tiempo de gestión.

Y, esta ventaja, se convierte, en cierto modo, en una desventaja ya que, al ser una entidad la encargada de gestionar el fondo, el inversor no puede decidir por sí mismo. Asimismo, es necesario un trabajo previo bastante exhaustivo para asegurarse de la transparencia y correcto funcionamiento del fondo. 

Acciones 

A diferencia de los fondos de inversión, en este caso el inversor puede elegir en qué empresas quiere invertir su dinero. También permiten obtener liquidez en poco tiempo, igual que sucede con los fondos de inversión. 

Sin embargo, no suele ser la opción más interesante para un inversor principiante ya que requiere conocimientos avanzados y una dedicación alta. Además, las acciones son un tipo de inversión con riesgo alto y un horizonte temporal largo. 

Plazo fijo

Si lo que busca un inversor novel es reducir el riesgo, el plazo fijo es una opción interesante. Otorga un mayor control puesto que, desde el primer momento, se sabe cuánto tiempo va a durar y los intereses que se van a tener. Precisamente por esto se trata de una inversión con un horizonte temporal corto. 

Esta seguridad, por otro lado, tiene la desventaja de que ofrece una rentabilidad más baja que otras opciones más arriesgadas. Tampoco permite recuperar el dinero a corto plazo, salvo que se pague una penalización. 

Propiedades

Tradicionalmente, los inmuebles han sido una alternativa muy recurrente. Con este tipo de inversión, además de con la puesta en alquiler, también se puede obtener rentabilidad vendiéndolo pasado un tiempo.

Que sea una opción tan considerada por los inversores desde hace años se debe a que tiene ventajas como un bajo riesgo que, al mismo tiempo, puede generar una rentabilidad interesante. Además, se trata de un bien tangible. 

Pese a esto, hay que tener en cuenta que la rentabilidad a través de la puesta en alquiler del inmueble adquirido depende de diferentes factores, del momento en el que se encuentre el mercado o de si se encuentran inquilinos idóneos para el inmueble. 

Propiedades en rentabilidad

Los inmuebles en rentabilidad suman nuevas ventajas a las que puede tener la compra de un inmueble vacío. El término inmueble en rentabilidad hace referencia a aquellos que se compran estando ya alquilados. 

Se trata de una inversión que otorga una mayor seguridad porque desde el primer momento se dispone de información muy valiosa de la que no se dispone con otro tipo de propiedades como un inmueble vacío.

En este sentido, cuando se opta por inmuebles en rentabilidad, ya sea como primera inversión o no, no existen dudas sobre que sea alquilable, porque ya lo está y, además, se conoce el precio al que se puede alquilar. Esto también implica que desde el primer momento los inversores pueden disfrutar de las rentas del alquiler. 

Arte 

Este tipo de inversión es complicada, especialmente para una primera inversión, ya que requiere un nivel de conocimiento del mercado muy alto y, además, ofrece poca liquidez. Requiere un esfuerzo elevado de conservación de los bienes adquiridos y tiene un riesgo importante

Por otro lado, se trata de un mercado con poca competencia por lo que, si se tienen los conocimientos necesarios, se pueden encontrar piezas interesantes. Asimismo, los precios tienden a resistir mejor a épocas de coyuntura económica, social o política complicadas.